Manuel Villaplana

Un hombre en busca del conocimiento y el amor

Numerología y dosificación, en las Flores de Bach

El Dr. Bach recomendó como dosis promedio, 4 gotas del preparado personal, 4 veces al día. En el Rescue Remedy y en situaciones de emergencia o shock recomendó 4 gotas cada 5 ó 10 minutos hasta que se supere la crisis.


El núcleo de estudiosos de la terapia floral, recomienda que se puede variar el número de gotas y el número de tomas si fuese necesario, aunque lo que es determinante es la frecuencia y la cantidad. No por tomar muchas gotas, los remedios harán más efecto.


Ciertos autores más conservadores no pasan de 4 a 6 veces al día y siempre 4 gotas por toma.


Bárbara Espeche, especialista argentina, recomienda el siguiente plan:

1º día de tratamiento: 1ª hora, 4 gotas cada 10 minutos. 2ª hora, 4 gotas cada 20 minutos. Resto del día, hasta la hora de dormir: 4 gotas cada hora.


2º día de tratamiento: 4 gotas, 4 veces al día y así los sucesivos días, hasta terminar el frasco.


Para mí esta teoría es correcta, pero llevado por mis ansias de investigación, hace ya tiempo fui cambiando tanto el número de gotas como el número de tomas, adaptándolo a los conocimientos clásicos de la numerología.


Después de los años confieso que el resultado ha sido positivo, he comprobado que si no en todos los casos, sí en muchos, el adaptar el número de gotas y de tornas a la vibración numérica que el enfermo debía recibir, ha sido un reforzamiento eficaz del resultado positivo de los remedios florales.


Para que el lector/a pueda utilizar la numerología a la hora de indicar la dosificación, doy los significados clásicos de los números más utilizados.

Veamos ahora un caso de aplicación de la numerología a la terapia floral en el apartado de dosificación.

A.J.V. mujer soltera, de 35 años de edad, depresiva, viene a la consulta después de muchos esfuerzos de la madre. Mujer de 65 años de edad, viuda y que cree en las terapias naturales.


La causa de su tremenda depresión y su tratamiento con tranquilizantes y otros fármacos, surgió a raíz del abandono de su marido. Desde entonces, poco a poco ha dejado de salir y aun de hacer nada en el hogar. Su madre realiza todas las tareas, incluidas la de cuidar de dos hijos pequeños que tiene A.J.V.Se pasa el día acostada, comiendo y viendo la tele.


Repertorizados los síntomas y anotada la fórmula que le corresponde, surge la duda ¿Ie doy 4 gotas, 4 veces al día, u otra dosis?

Una reflexión sobre el número 4 nos lleva, rápidamente a la conclusión de que no es la vibración que nos interesa radiarle para producir un cambio de actitud en la paciente. El número 4 mantendrá estable la situación, reforzaría el seguir aguantando e impediría la renovación y el olvido de lo anterior.


El número 5 por el contrario la impulsaría al cambio, a la libertad, y reforzaría su fuerza y magnetismo, favoreciendo nuevos contactos amorosos con el tiempo.


Así pues se le recetan tomas de 5 gotas, pero sólo 2 veces al día, por su relación con la pareja y los contactos, lo femenino. Etc.


Si multiplicarnos 5 gotas por 2 tomas, arroja la cantidad de 10 = 1 en valores absolutos.


Así pues esta combinación refuerza su yo y su independencia, así como lo nuevo.


La combinación numérica es pues ideal y será la que recetemos.

Muy diferente resultado hubiera dado la prescripción de 4 x 4 = 16 = 7, la soledad y la sabiduría, que favorecerían un largo proceso de curación. Con nuestra fórmula aceleramos y mejoramos el proceso curativo que se dará con las flores y la fórmula clásica de dosificación. No queremos decir pues, en ninguno de los casos, que estemos en contra de lo tradicional, sino que intentamos mejorarlo si ello es posible.