Manuel Villaplana

Un hombre en busca del conocimiento y el amor

Pablo Iglesias, al descubierto

En Astrología la Estrella Natal está gobernada por el planeta dispositor del signo en el que se encuentra.


Así VENUS, su Estrella Natal, está dispuesta por el planeta PLUTÓN que curiosamente está situado en el sector o Casa XII, y en el signo de LIBRA, controlado por VENUS.


Así pues en su caso se da a la vez una doble disposición o “recepción mutua” Venus está dispuesta por Plutón y él a su vez por Venus.


Esto altera e influencia las características de su Sol y Ascendente en Libra.


Como el planeta VENUS está en mal estado cósmico al situarse en ESCORPIO, concretamente en “destierro” y el planeta PLUTÓN es el regente de Escorpio, el valor de PLUTÓN es superior y dominante, con lo que su influencia predomina sobre VENUS. Es un poderoso y fuerte PLUTONIANO. Sin embargo las buenas relaciones armónicas (un sextil) que se dan entre ambos facilitan que el efecto de PLUTÓN sobre VENUS y al contrario, no creen conflictos y dificultades. Sin olvidar el conflicto que supone las fuerzas personales y egoístas (Plutonianas y Escorpinas) con el deseo de armonía y sociabilidad de los Libra de Pablo (Ascendente y Sol).


La fuerza de PLUTÓN aumenta el apego de la VENUS de Pablo. El amor se transforma en intensa atracción y apego, tanto dentro de él como irradiando poder magnético emocional y amoroso sobre las demás personas cercanas y en especial sobre las mujeres.


Como más tarde veremos, también se encuentran en ESCORPIO, el planeta MERCURIO, el planeta del intelecto y la información y la comunicación y URANO, los cambios imprevistos, las nuevas ideas y corrientes sociales, lo revolucionario, etc…


MARTE, la capacidad de lucha e imposición y el máximo impulso vital. Además de la VENUS ya considerada. Esto proporciona un gran poder y magnetismo personal y erótico, de atracción en el suave y aparente Pablo.


Así mismo, hay en él un instinto de poder, de sentirse por encima de los demás.


Veremos ahora la LUNA, el inconsciente, lo instintivo, la emotividad y su parte femenina y también sus relaciones con las gentes y las masas. Su popularidad.


La LUNA estaba situada en su carta de nacimiento en el signo de TAURO y en buen estado cósmico, en EXALTACIÓN, permitiéndole una fácil aceptación y popularidad, además de estar regida también por su Estrella Natal, el planeta VENUS. También está pues sujeta a la disposición de PLUTÓN. Ejerce fascinación sobre las masas. Nos faltará ver si está pues bien dirigida hacia el amor (VENUS) o hacia los extremos, hacia el poder y la destrucción y la guerra (PLUTÓN).


Su LUNA tal como está situada entre ciertos planetas nos indica que puede ser una persona rebelde que arriesga todo por sus ideas, incluso puede llegar a introducirse en situaciones clandestinas o no claramente legales.

Por otro lado puede actuar tanto en la sumisión como en la subversión o ambas a la vez. Puede inclinarse tanto a las tendencias sociales como a la mística Neptuniana.


Henry Ford de Estados Unidos (el Rey del automóvil) que tenía este aspecto oscilaba de un lado, entre el paternalismo y cuidado del bienestar de sus obreros, y del otro con el anti-semitismo y el estudio de la Biblia.

Estas dos influencias son claramente detectables en la personalidad de Pablo Iglesias.


Resumiendo, si modificamos por un momento nuestro enfoque sobre su carta y la observamos en su totalidad, tenemos un ser exteriormente sociable, cariñoso, magnético, fuerte mentalmente y aparentemente compadecido por las minorías y la gente del pueblo que está soportando lo indecible por un gobierno corrupto y desconsiderado que les explota y trata injustamente. Conoce muy bien todo lo que el pueblo querría y lo que puede movilizar a la gente. Esto estaría representado por su signo Ascendente y sus Libras.


Interiormente su Sol en Libra y en la Casa I, podrían indicar su preocupación por la justicia social y su afán en mejorar los problemas económicos y sociales. Así como su papel preponderante en una organización de este tipo.


Y a nivel más profundo y anímico, su LUNA en la Casa VII y en TAURO le otorgaría popularidad, atractivo y fácil conexión con las masas y las mujeres. Dispuesta por VENUS en Casa II le inclina a tener siempre presente su propia utilidad e interés, al estar situada en el Decanato Primero de TAURO, le otorga sensualidad, sentido artístico y creatividad.


Sensual, intenta siempre satisfacer sus deseos. Terquedad. Siempre sin olvidar la Casa II en la que está situada el planeta VENUS.

Fin de la segunda entrega

Continuará...